La era de los vehículos eléctricos

El auge de los vehículos eléctricos ha trasformado por completo a la industria automovilista. La tecnología y los grandes avances de la sociales han hecho que los fabricantes de coches compitan entre ellos por las enormes oportunidades del mercado. La movilidad sostenible está ocupando gran parte del interés de estas empresas, que apuestan por la fabricación de vehículos que bajen o eliminen por completo las emisiones de CO2. 

karga2-k2-la-era-de-los-vehiculos-electricos-puntos-de-recaraga-instalacion-españa-burgos

 

Uno de los primeros coches eléctricos fue el Nissan Leaf de 2010, fue el coche a pilas más vendido del mundo. Este coche tan solo daba para realizar unas pequeñas tareas domesticas por la ciudad, ya que contaba con unas características muy pobres comparadas con el resto de coches. 

Entre algunos expertos ya se empezaba a rumorear que, una década después, los vehículos eléctricos se llevarían todas las miradas de la industria automovilística. Aún así, la gran mayoría de estos expertos no confiaban en una evolución tan rápida. 

Los vehículos eléctricos cuentas con ventajas muy importantes para su publico. Su mantenimiento y el uso del combustible es mucho menor que el convencional. Este tipo de vehículos pueden recargar su batería mediante el uso del frenado regenerativo, lo que ayuda también a prolongar su vida útil. 

Las fuente de energía para la carga de sus baterías pueden ser de varios tipos. Las fuente de energía gratuita (energías renovables) , las fuentes de energía atómica (materia organiza)  y fuentes de energía fósil (extraída de yacimientos naturales).

Por supuesto, hablamos también de las emisiones de CO2. En el año 2009, el sector del transporte fue responsable del 39% del consumo de la energía en España. A día de hoy, en el año 2020, este sector sigue siendo dependiente de los productos petrolíferos. (98%). El transporte de carretera supone un 25,4% de las emisiones de CO2. 

En todo caso, los particulares y empresas están instalando placas solares y microturbinas eólicas​ y contratando con comercializadores de electricidad renovable para recargar con este tipo de energía sus vehículos eléctricos (en especial los todo-eléctricos) por lo que la contaminación que producen es nula.

Deja un comentario